Que no te gane el estrés

Que no te gane el estrés

Cuando corremos todo el día tratando de cumplir con las distintas tareas pendientes, nuestro cuerpo se agota y llega el temido estrés. Es ahí cuando nuestra calidad de vida decae, nos sentimos débiles y sobrepasados por la cotidianidad.

El problema radica en que nos ocupamos del problema cuando ya está presente, es importante internalizar tácticas y estrategias para evitar que el agotamiento nos consuma. Cuando conseguimos hábitos nuestro cuerpo se acostumbra a un ritmo distinto y naturalmente nos alejamos del ajetreo de la vida moderna.

Antes de que entres en crisis y el estrés aparezca, trabaja para llevar un ritmo de vida agradable, sin dejar de lado tus responsabilidades. Sigue estos consejos prácticos de forma constante y evitarás sentirte agobiado.

Cuida tu agenda

Cuando planifiques tus compromisos, deja espacios que te permitan “tomar aire” y hacer lo que más te guste. Esto, permitirá que cumplas tus otras tareas con más ánimo y energía.

Duerme lo suficiente

Nuestro cuerpo necesita entre 7 a 8 horas de sueño. Intenta cumplir con este rango horario para que puedas descansar lo suficiente.

Come sano y bien

Si queremos estar vitalizados, no es necesario consumir sólo alimentos que nos aporten altos niveles de energía. Aliméntate elementos ricos el litio, magnesio y vitamina B.

Juega con niños

No importa si son tus hijos, sobrinos o vecinos. Jugar con niños nos permite desconectarnos y entrar en una frecuencia más relajada.

Delega

Sé consciente de cuánto puedes dar y hacer, si te ves sobrepasado, pide ayuda a otros.

Haz una rutina de ejercicios

La actividad física, cualquiera esta sea, nos permite descargar tensiones y reponer funciones vitales de nuestro organismo.

Desconéctate

Una vez al día date el gusto de apagar tu computador y celular. Deja de pensar en las responsabilidades y aléjate del estrés por unos minutos.

Si te sientes sobrepasado por la vida que llevas y necesitas ayuda para combatir el estrés, escríbeme a info@felipeorrego.cl

Fuente: www.entremujeres.com

Comparte esta publicación