Dejar Atrás

Dejar Atrás

tunel

Hoy quiero hablar acerca del “dejar atrás”.

Sin duda hay cosas que nos perfturban, que no nos dejan vivir con plenitud, que nos dejan fuera de las cosas importantes, que no nos permiten ver la mitad del vaso lleno, sino que nos concentran en la mitad del vaso vacío. Cosas que en el transcurso de la vida nos han ido molestando, nos han ido perjudicando, cosas que lamentablemente, se repiten. ¡Cuesta olvidarlas! Uno las vuelve a pensar y las vuelve a pensar y ciertos elementos externos vuelven a gatillarlas y uno las recuerda y sufre.

Relacionando esas experiencias con el bienestar y la felicidad, hay que aprender a ejercitar la capacidad de “dejar atrás” cosas que nos afectan, nos perjudican y que ya no podemos controlar. La vida es corta y cada día que estamos viviendo es un día menos de vida que nos queda, por lo tanto es una pérdida de tiempo concentrarse en las cosas que uno no puede hacer o concentrarse en las cosas que provocan sufrimiento o malestar.

Todo Pasa Por Algo

Lo primero que hay que entender es que todas las cosas pasan por algo. El ser humano es el único animal que está constantemente dándole vueltas a lo mismo, lo que impide dar vuelta la página. Debemos cultivar la capacidad de entender que todo lo que pasa, pasa por algo y que así como pasa, debemos ser capaces de dejarlo ir…

Ahora lo Positivo

Resiliencia-Los-12-habitos-de-las-personas-resilientes

Suframos, pensemos que lo que pasó fue terrible, fue muy malo y doloroso pero demos vuelta esa página, pensemos en lo que nos queda, identifiquemos las cosas que no estamos observando, pensemos en las cosas bonitas y empecemos a dejar de lado aquello que nos perturba.

Vivamos el duelo, vivamos ciertos tiempos, lloremos lo que hay que llorar pero llegado el momento, seamos capaces de decir “ya basta! De ahora en adelante me concentro en lo que me sobra” y dejar de pensar en las cosas que nos perturban. Es increíble como mucha gente pasa una gran cantidad de tiempo sufriendo por factores que hace mucho dejó de controlar y también la cantidad de gente que por estar sufriendo, por estar pasándolo mal por cosas externas, es incapaz de ver todo lo que tiene, de disfrutar la vida, de ver todo lo que le sobra. La vida es hoy, la vida es ahora. Dejemos esas cosas de lado y demos vuelta la página. Vivamos el duelo, pero vivámoslo a conciencia, sentenciemos el tema, digamos “mañana empieza mi nueva vida”, “mañana dejo atrás esto y empiezo con esto otro”, “mañana me voy a concentrar en lo positivo que me entrega el día y no en lo negativo”. Hagamos ese ejercicio y escribamos lo positivo.

Comparte esta publicación