Adultos mayores más positivos

Adultos mayores más positivos

shutterstock_130453604A medida que pasan los años vemos como nuestro aspecto y actitudes van cambiando. Llegamos a una edad en que las arrugas comienzan a poblar la piel, la memoria ya no funciona como en la juventud y nos enfrentamos a un momento crucial para muchos adultos mayores, la jubilación.

Para algunos, la desocupación laboral es una situación compleja que los expone a dejar su trabajo, sintiéndose aún capaces de aportar a la sociedad. Otros ven esta oportunidad de disfrutar y aprovechar de su tiempo libre como nunca lo han podido hacer.

Aunque llegar a la tercera edad puede ser deprimente para algunos, el envejecimiento es una etapa de la vida que ofrece muchas oportunidades para ser feliz y disfrutar de la vida. Los adultos mayores de hoy:

Alcanzan el bienestar

La experiencia nos permite conocernos mejor, siendo capaces de controlar nuestras conductas sociales e instintos emocionales. Al llegar a la tercera edad, sabemos quiénes somos permitiéndonos ser más feliz.

Así lo demuestra un estudio de la Universidad de Chicago que demuestra que las personas alcanzan mayores niveles de felicidad pasados los 65 años.

Son mentalmente más agudos

Aunque muchas veces los adultos mayores son menospreciados en el mundo laboral por sus competencias, ellos alcanzan altos niveles de concentración en tareas específicas. Además, logran tener el mismo desempeño que una persona más joven.

Poseen más habilidades sociales

Según un estudio de la Universidad de Michigan, los adultos mayores son capaces de resolver de mejor forma conflictos sociales, ya que tienden a tener posturas más objetivas respecto al problema que se les plantea. A su vez, son capaces de dar soluciones y consejos más razonables, de lo que podría dar alguien menor.

Tienen menos estrés

Aunque los adultos mayores llevan consigo problemas propios de la edad, aún así, consiguen dejar otros atrás. El estrés que produce el exceso de trabajo o los problemas relacionados con la crianza y crecimiento de los hijos, se ven aminorados pasados los 65 años. Mantienen vidas más resueltas en todo sentido, lo que produce una disminución de la ansiedad.

Mantienen matrimonios estables

Las parejas que han estado unidas por largos años, han pasado por procesos difíciles, permitiéndose aprender del otro. Los adultos mayores tienden a demostrar de mejor manera su amor y respeto. Además, la ausencia de los hijos en la casa permite a los matrimonios reunirse nuevamente.

Si tienes problemas para sortear los problemas propios de tu edad, escríbeme a contacto@felipeorrego.cl

Texto adaptado de www.huffingtonpost.es

 

Comparte esta publicación