Actitud Positiva

Actitud Positiva

BG-Actitud-Mental-Positiva-1

 

Hay una palabra que es clave y que yo ocupo mucho en mis entrenamientos, en mis sesiones de couching y también en algunas consultas clínicas… Esta palabra tan importante es la actitud.

                  Muchas veces perdemos tiempo trabajando con colaboradores que no tienen buena actitud e intentamos modificarla, o creemos que entregándole herramientas, vamos a lograr modificar esa actitud y ¿qué vamos a conseguir? Probablemente una persona con mala actitud y con buenas herramientas. Lo que finalmente es igual de poco efectivo.

¡Hoy día lo que las empresas requieren, son personas que tengan una actitud positiva! Que sean proactivas, orientadas al servicio, orientadas a las personas. Hoy, la gerencia de personas, es la gerencia más importante de una compañía. Es el área que se preocupa de la contratación, del bienestar, del clima y de generar ese bienestar organizacional. Todos los que debemos contratar personas, debemos fijarnos en individuos que tengan factores de buena actitud.

¡La actitud no se enseña! Se pueden entregar protocolos de servicio, script telefónicos, puedo motivar, entrenar, generar capacitaciones en calidad de servicio, etc. Puedo realizar todo lo que sea necesario, entregar todas las herramientas, pero si a la persona no le gusta, no tiene actitud, no le gusta atender, no le gusta relacionarse con la gente, estoy botando la plata y botando esas herramientas.

poder_actitud_positiva

¿En quién debo Invertir esas herramientas?

Las herramientas sirven y son eficientes cuando se las entrego a personas idóneas para ocupar esas herramientas . Una persona con buena actitud las va a recibir de buena forma, las va a aprovechar y va a transformarse en una persona orientada al servicio y a las personas. Va a desenvolverse con buena actitud… va a ser un agrado! La gente la va a valorar, la va a querer y va a ser eficiente. Por otro lado, una persona con mala actitud, que no le gusta su trabajo, que está mal ubicada dentro de la compañía, que le adjudicaron un rol en un sector que no le acomoda, no va a estar contenta, no va a tener ese bienestar y por ende no va a trabajar bien.

¡Hay un orden en esto! Las empresas de head hunter y personas que contratan personal, deben preocuparse de las variables cualitativas, de las variables relacionales, de la personalidad del sujeto que estamos entrevistando. Debe tener ciertas características que son inamovibles. Si necesitamos una persona que se relacione con público, debe tener una actitud positiva y le debe gustar relacionarse con gente. Debe estar contenta cuando conversa, debe ser una persona amable, empática, que tenga la capacidad de ponerse en el lugar de los demás, que tenga la capacidad de entender que su rol dentro de la compañía es importante. Que el cliente es lo más importante! Si en los test psicológicos se logra incorporar eso y después se realiza un trainee interesante que efectivamente le entregue herramientas técnicas, voy a transformar a una persona con buena actitud, en un monstruo del servicio… pero no viceversa! Si yo contrato a una persona que no le gusta, que no es buena, que tiene un mal trato, que es dura, que es parca, etc. Independientemente que tenga los conocimientos técnicos o yo le entregue las herramientas, no voy a obtener el mismo resultado.

¡La actitud es lo más importante! El resto se enseña. El resto es técnico, lo compro. Le enseño a usar el exel, le enseño a administrar ciertos recursos, le enseño a armar equipo. Pero si esa persona no tiene buena actitud, esas herramientas van a ser mucho más complejas de entregar.

La actitud es la base. Las personas son la base de una compañía. Personas con buena actitud son las que debemos tener trabajando en nuestras empresas.

Comparte esta publicación